La participación estudiantil es fundamental en el funcionamiento de las Instituciones de Educación Superior, ya que se considera como un importante proceso inductor de aprendizaje y formación de los estudiantes, el cual implica un sentimiento de pertenencia e identificación de éstos hacia la institución.

Sabedores de que los estudiantes que integran las organizaciones,  poseen intereses, motivaciones y objetivos similares, condiciones capaces de estimular la acción, posicionándolos como actores principales en el diseño e implementación de planes de acción con el objetivo de transformar el entorno universitario, desde el punto de vista social, político, ambiental y cultural.

La Dirección de Participación Estudiantil, es un área diseñada con la finalidad de promover la interacción universitaria, logrando impactar en los ámbitos personal, social y académico, adquiriendo una serie de competencias, como el trabajo en equipo, liderazgo, solución de problemas y pensamiento crítico, en donde el universitario obtenga un mayor sentido de responsabilidad y pertenencia, el cual se proyectará en las aulas con un mejor desempeño académico, mismo que potenciará su desarrollo profesional.